Freitag, 7. Mai 2021

París y Nueva York y Fresedo - Capítulo 19: Fresedo en París (1928-1929)

por José Manuel Araque

El 30 de septiembre de 1928 Carlos Gardel debutó en París, en un evento que tuvo lugar en el Théâtre Femina a beneficio de las víctimas de un catastrófico huracán en Guadalupe. Le acompañaron sus guitarras José Ricardo, Guillermo Desiderio Barbieri y José María Aguilar. El Théâtre Femina fue la sede del Concurso de Tango original en los albores de la TangoManía en 1911.


Fresedo y Gardel se conocían desde hacía años, e incluso colaboraron en 1925 en las dos primeras grabaciones de Fresedo para Odeon. Seiscientas grabaciones y 3 años más tarde, la de Fresedo era una de las orquestas emblemáticas de Buenos Aires (junto con Canaro y Firpo), con múltiples formaciones bajo su dirección y un público selecto. La noticia del éxito de Gardel llegó a oídos de Fresedo cuando le ocupaban sus últimas grabaciones en Buenos Aires con el veinteañero Ernesto Famá. Ni Fresedo ni Famá ni Odeon imaginaban cuánto iba a cambiar en un año.

 

Al menos cinco orquestas de tango argentino tocaban en Francia en 1928, incluyendo nombres como Bachicha, Eduardo Bianco, Manuel Pizarro, Tano Genaro Espósito, y Los Canaro. Ese mismo año Martín de Álzaga Unzué (Macoco) ayudó a asegurar un contrato por 35 mil francos semanales para que su amigo Osvaldo Fresedo tocara en la reapertura del cabaret El Garron en París. Tras poner fin a su carrera como piloto de autos, Macoco quiso seguir vinculado al mundo del espectáculo.


El Garron, dirigido por Elie Volterra, había sido uno de los locales de tango más populares de París desde 1920. El local original estaba en el segundo piso del 6 Rue de Fontaine en Montmartre, y después de casi 15 años Volterra lo estaba mudando a un local que quedaba a sólo 2 puertas del original en el 10 Rue Fontaine. Y para la apertura del nuevo local Volterra quería una orquesta netamente porteña, probablemente en consideración a que su clientela estaba repleta de expatriados argentinos.

El 16 de octubre Fresedo partió hacia Europa en el vapor Florida, una travesía de dos semanas. Aunque Fresedo quería traer 3 violines, Volterra insistió en 3 bandoneones. La orquesta estaba integrada por:
 
Bandoneón: Osvaldo Fresedo - Alberto Rodríguez - Luis Minervini
Violín: Adolfo Muzzi - Jean Koller
Bajo: Humberto Costanzo
Piano: José María Rizzuti
Estribillista: Ernesto Famá

La gala de Gardel en el Femina había sido organizada por Paul Santo, un empresario que dirigía varios locales, entre ellos el legendario Florida en el 20 Rue de Clichy. Desde 1925 Santo también dirigía el Palermo, un cabaret/dancing que se encontraba en el primer piso del 6 Rue Fontaine, debajo de El Garron original. En abril de 1928, Gardel había estado en París para firmar con Santo, y se convirtió en un habitué del Palermo. Manuel Pizarro puso en contacto a Gardel y Santo, y ganó el derecho a tocar con Gardel. El poeta y letrista Enrique D. Cadícamo estaba de visita en Barcelona en Septembre, y al enterarse del próximo estreno de Gardel en el Florida corrió a París. Gardel estrenó en el Florida el 2 de octubre de 1928. París se enamoró del Zorzal que cantó en el Florida durante los 6 meses siguientes.
 


Fresedo y sus hombres desembarcaron el 4 de noviembre en Marsella, y luego se tomaron el tren a París. El diario Excelsior anunció su llegada, y Elie Volterra fue a recibirlos a la estación. En su italiano mal hablado Volterra le dijo a Fresedo que Cielito mío era una tonada popular en París (Fresedo grabó su versión de tango de la canción mexicana Cielito lindo en 1927).


Fresedo y su orquesta debutaron en (Nouvel) El Garrón el jueves 15 de noviembre de 1928. Aquí tocaron durante los siguientes 4 meses. La noche anterior hubo un ensayo preliminar abierto al público. Fresedo compartió el escenario con Don Parker, saxofonista estadounidense y ex miembro de la Original Dixieland Jazz Band, la orquesta de Nueva Orleáns que se hizo famosa en los albores de la Era del Jazz en 1917. Para los grandes acontecimientos parisinos ya era habitual contar con dos orquestas, una de jazz y otra de Tango. 


Un crítico londinense comentó que el (Nouvel) El Garron era "mucho más espacioso y ventilado que el antiguo local". En verano el techo podía ser abierto "por medio de una cúpula giratoria de acero hábilmente enmascarada por un enrejado de follaje y flores, e iluminada por cientos de pequeñas luces multicolores. A través del enrejado se puede ver una iluminación azul plateada que da la impresión de una fresca luz de luna". Cabe destacar que ni el champán ni el código de vestimenta eran obligatorios. Volterra gastó mucho dinero en la remodelación pero pocos fueron a la apertura. Ominosamente, la revista Variety escribió: "se les advirtió que Montmartre estaba muerto, pero no hicieron caso".

El 28 de noviembre, Fresedo tocó en una recepción privada ofrecida por Carlos de Olazábal en honor a la Fragata Escuela Presidente Sarmiento, que visitaba Francia desde el 15 de noviembre. De Olazábal era diplomático y escribía la columna "L'Amérique Latine" para el diario Le Galois. La esposa del embajador argentino en París, Federico Álvarez de Toledo, y otros notables de la sociedad estuvieron presentes. Fresedo contó a su biógrafo Oscar Zucchi que el Barón de Rothschild le pidió que tocara en una recepción detrás de unas cortinas, algo que molestó a Fresedo, que exigió visibilidad (y la consiguió). Aunque no hemos podido encontrar pruebas fehacientes sobre este suceso, creemos que ocurrió durante el otoño y que el evento tuvo lugar en los salones de la Fondation Salomon de Rothschild (11 Rue Berryer). También por esta época tuvo lugar en París la fiesta de las Catherinettes, en la que se grabó un vídeo muy interesante de músicos de tango que puede ayudar a ilustrar cómo eran estos acontecimientos sociales. No sabemos quienes son los músicos de este video, pero probablemente la mayoría de los eventos no "escondían" a sus músicos.


El 7 de diciembre de 1928 Fresedo y Parker comenzaron a tocar en el Thé-Cocktail Dansant del Lido. Allí tocaron durante los siguientes seis meses. El Lido era un lugar muy popular en los Campos Elíseos que contaba con una piscina donde se hacían presentaciones. La presentación de matinée tenía lugar de 4 a 7:30 PM.

 
Fue una temporada muy ajetreada para las orquestas de tango de París. Julio Fernández Falcón, ex integrante de los Gauchos de José Bohr y de la Orquesta de Juan Carlos Cobián en Nueva York, viajó desde Buenos Aires para reforzar la sección de bandoneones de Pizarro. Pizarro y sus hermanos tenían varias orquestas, una tocaba con Gardel en el Apollo y otra (con Alina de Silva) tocaba con la catalana Tina Meller en el Palace. También la Orquesta local Broadman-Alfaro tocaba en Le Mac-Mahon, un local exlusivo no lejos del Arco del Triunfo. Y la noche de Navidad el Tano Genaro decidió tomar residencia en La Coupole, un nuevo cabaret que había abierto en la Rive Gauche del Sena, y que presentaba una alternativa a Montmartre.
 

 
En el (Nouvel) El Garrón Ernesto Famá fue eliminado de los anuncios cuando el programa cambió después de la víspera de Año Nuevo de 1929. Parker se quedó y Volterra trajo unos artistas españoles para revitalizar el acto, entre ellos el Trío Gómez. Los hermanos Gómez eran especialistas en la jota aragonesa, y habían estado en Nueva York por lo menos dos veces desde 1916. En 1928 se habían presentado por meses en el Casino de París.
 

Volterra también trajo a Conchita Vila, quien estaba teniendo una temporada fantástica desde julio en el Casino de París. Conchita vivía en Nueva York y era hija de Concepción Ayala, ex-novia de Juan Carlos Cobián. Era tan experta en el Tango como en las danzas españolas. Los cambios en El Garron ponen en relieve la conexión entre Elie y Leon Volterra, quien desde 1917 regía sobre el Casino.
 
 
Fresedo le dijo Zucchi que la orquesta fue a la Riviera por esta época, presumiblemente para un compromiso breve. De diciembre a abril los ricos iban a pasar el invierno en el sur de Francia. La Orquesta Argentina Bachicha-Ferrazzano tocó en el Restaurant des Ambassadeurs del Casino Municipal de Cannes; la Orchestre Argentin Orlando tocó en Niza; y la Orquesta de Eduardo Bianco tocó en el Casino de Juan-les-Pins. Incluso la Fête National de Mónaco también se celebró la semana del 16 de enero, pero no encontramos información alguna sobre Fresedo en la Côte d'Azur.
 


Fresedo regresó entonces a París y el 5 de febrero actuó con Gardel en el Bal de Petits Lits Blancs, una prestigiosa gala de beneficio que se daba anualmente desde 1924 en la Ópera Garnier. La organizaba M. Léon Bailby, editor del diario L'Intransigent, y el presidente de Francia Gaston Doumergue estaba presente. También asistieron Elie Volterra y Paul Santo. Hubo una innumerable sucesión de actos que se sucedieron desde las 11 de la noche, después de la cena. Harry Pilcer, el bailarin norteamericano y conocido promotor de Tango, estaba programado para actuar pero no pudo asistir.


Unos días más tarde, del 8 al 19 de febrero, también Gardel estuvo en Cannes en el Restaurant des Ambassadeurs.
 
 
Pizarro estuvo en el Colisée de Marseille, mientras Bachicha-Ferrazzano tocaba con Gardel. Unos diez años antes Gardel había estado de gira en el interior de Argentina con la orquesta de Roberto Firpo, de la cual ambos Bachicha y Ferrazzano eran integrantes.
 

Luego Gardel regresó a París y se presentó en el Empire y el Florida. Desde octubre Gardel grabó unos 50 temas para Odeon-France, y vendió miles de discos. En marzo Gardel estrenó el tango de Cadícamo y Barbieri Cruz de palo, y poco después regresó a Argentina. Ese mismo mes Odeon-France anunció nuevas grabaciones de Bianco, Bachicha y Canaro. Significativamente Odeon-France no le ofreció a Fresedo un contrato de grabación, y las ediciones francesas de grabaciones de Fresedo no fueron promocionadas como los discos de otras orquestas argentinas de Tango. La gran Orquesta de Fresedo apenas tuvo menciones en la prensa, y sus grabaciones tuvieron poco tiempo en la Radio. En todos los sentidos el viaje de Fresedo a Francia había sido un fracaso.


El compromiso de Fresedo en El Garrón llegó a su fin al llegar la primavera, pero siguió tocando en el Lido con Don Parker durante la nueva temporada. El resto del año El Garrón cerró. El cambio es significativo porque por primera vez Fresedo no estuvo vinculado a los empresarios de Tango, sino que unió su suerte a la de los músicos de Jazz en París. Es muy probable que a estas alturas ya se había separado definitivamente de Ernesto Famá. Grandes decisiones le esperaban en lo adelante: por un lado el reto, lanzarse a nuevos horizontes; y por otro la inseguridad, como iba a sobrevivir y pagar a sus músicos? Realmente necesitaba un nuevo contrato.


El 20 de abril, Fresedo envía un telegrama a su hermano Emilio, en Buenos Aires, pidiéndole que los miembros de su orquesta del Casino Pigal se reúnan con él en París para un contrato de cuatro meses (hasta el verano) en el Cafe des Ambassadeurs, un histórico local de los Campos Elíseos. Curiosamente la dirección de Fresedo era en Rue Fromentel, cerca del Collège de France en el Rive Gauche.


Rizzuti, Rodríguez, Minervini y Muzzi se separaron, tal vez porque añoraban regresar, tal vez porque no tenían interés alguno en unirse al nuevo espectáculo lleno de Jazz. Zarparon de Marsella en el Alsina y llegaron a Buenos Aires el 11 de mayo. Indicios indirectos apuntan a que Costanzo también regresó, ya que ese año formó un sexteto con Rizzuti. El pianista Nicolás Vaccaro, el violinista José Lorito y el bandoneón Juan Salvatore, respondiendo al llamado de Fresedo, viajaron a París y se incorporaron a la troupe. Fresedo le dijo a Zucchi que Carlos Esposito, hermano de Genaro Esposito y bandoneonista, también se unió a la Orquesta, pero no está claro cuándo ni por cuánto tiempo. Y Fresedo también añadió un violinista, Henri Figarol.

La cronología de los hechos sugiere que ni Rizzuti ni Vaccaro estaban con Fresedo cuando éste apareció en el Teatro Paramount el 22 de abril, en una proyección de la película de Ivan Petrovich Le Tsarevitch. Esta película alemana, basada en la opereta homónima de Franz Lehar, era muda y Fresedo se encargó del acompañamiento orquestal. Una película sonora de Fox Movietone precedió a la atracción principal, mordazmente poniendo en relieve el final de la era del cine mudo.



El Café des Ambassadeurs era tan antiguo como la propia idea de la sala de conciertos. A lo largo de las décadas sufrió varias transformaciones. Tras la llegada de Josephine Baker a Francia, y desde 1926, el empresario Edmond Sayag ("el Florenz Ziegfeld de París") organizó en el Ambassadeurs una serie de espectáculos que impulsaron la moda del jazz americano en Francia.


El jueves 23 de mayo de 1929 Fresedo se unió a un gran elenco en la inauguración del IV Espectáculo Ambassadeurs. Sayag dijo que quería "una noche muy americana", y la temporada de estadounidenses que visitaban París acababa de empezar, pero también había un toque latino y oriental en su revista. La oferta de Sayag fue sin duda generosa: tocaron cuatro orquestas y decenas de actos que Sayag reclutó ese invierno en Broadway, probablemente gente que en ese momento luchaba por hacer una transición al final de la era del vodevil en Estados Unidos. Entre ellos estaban George Dewey Washington, barítono; Bobbe Arnst, que cantaba y bailaba;
 

Lester Allen y Nelly Breen, cuya comedia y baile fueron muy populares en Londres desde 1926 (Allen estuvo con Roberto Medrano en la revista Scandals de George White en 1922);
 
 
la gran actriz y bailarina mexicana Celia Montalván, y su hermana Issa Marcué, también bailarina; los pequeños Geraldine y Joe, que hicieron un número de Apache muy aplaudido
 
 
los "16 Niños de China", una compañía de bailarines chinos que cantaba en inglés; 
 
 
 
y la Orquesta Ambassadeurs dirigida por Noble Sissle, conocido músico de jazz estadounidense.



Entre los artistas también se encontraban los bailarines Roberto Medrano y Donna Landwehr (Medrano y Donna). Fresedo conocía a Medrano desde su primer viaje a Nueva York en 1920. Un crítico quedó cautivado con su baile: "Medrano y Donna son bailarines argentinos... El tango no es nuevo; sólo hay que querer renovarlo. Medrano y Donna lo hacen con una voluptuosidad y un virtuosismo admirables. La gracia flexible de Donna, su abandono, su coquetería, su manera de ceder a la violencia con dulzura son puramente deliciosas y casi nos inspirarían unos celos no reconocidos si el vigor de Medrano, su dominio natural y su maestría justificaran a todos los ojos este noble homenaje. Desde un ángulo menos psicológico, si se quiere, la curva de su danza, su armoniosa secuencia, a su vez sus suaves inflexiones y de pronto su nerviosismo crean un espectáculo de distinción y rareza intachables."


También había una orquesta local de jazz y otra de tango. Durante los tres últimos años Sayag había trabajado con los Canaro. Afortunadamente para Fresedo, este año los Canaros habían elegido abrir en el Ambassadeurs de Berlín, y luego tenían compromisos en Sevilla.


Bandoneón: Osvaldo Fresedo - Juan Salvatore - Carlos Esposito 

Violín: José Lorito - Jean Koller - Henri Figarol
Bajo: Edwardo Poyares
Piano: Nicolás Vaccaro
Tambor: ?


El IV Espectáculo de Ambassadeurs fue muy popular entre la comunidad estadounidense de París, "allí se hablaba muy poco francés". La noche de la inauguración asistió la antigua pareja de baile de Leon Leitrim y su esposa Florence Walton, Walton ahora se dedicaba a la sombrerería. El Barón y la Baronesa Édouard de Rothschild también estaban allí, así como el Maharajá y el Príncipe Heredero Paramjit de Kapurthala. El príncipe Paramjit, en particular, se había convertido en un entusiasta del tango, y viajaba con su ayudante de campo, el capitán Shiv Charu Dass, de quien se decía que era uno de los mejores bailarines de tango de París.
 

Ramón y Rosita dejaron Nueva York a mediados de mayo y se llevaron su descapotable Stearns-Knight para recorrer Francia y otros lugares. Creemos que estuvieron en el Ambassadeurs la semana de la inauguración, aunque no como bailarines sino como parte del público. También creemos que fue allí donde conocieron al príncipe heredero de Kapurthala. El itinerario de Paramjit ese verano parece coincidir con el de Ramón y Rosita, hasta el punto de que cuando se pierde el rastro de los bailarines se puede extrapolar su ubicación encontrando la del Príncipe.
 

El 30 de mayo Ernesto Famá fue visto en París sin Fresedo, cantando en Chez Les Borgia en la rue Laferrière (a poca distancia de El Garron). La famosa cantante francesa Lucienne Boyer se presentaba en este cabaret desde abril. Boyer había visitado Buenos Aires el octubre anterior, y se hizo amiga de Gardel en París. Poco más se sabe del paradero de Famá ese verano, reapareció en octubre cantando para la Orquesta Típica Victor en Buenos Aires.


A finales de mayo Ramón y Rosita estuvieron en Barcelona la semana de la inauguración de la Exposición Internacional. El Maharajá de Kapurthala, y presumiblemente el Príncipe Heredero, también estuvieron allí. En Barcelona, Ramón y Rosita fueron llamados a bailar para el rey Alfonso XIII, quien elogió efusivamente su número "L'Amour Tragique". Tocó una orquesta argentina, probablemente la formada el año anterior por Lucio Demare, y que se presentó ese mes en el Teatro Principal Palace.


Una semana después de su visita a la Expo de Barcelona, el Maharajá y el Príncipe Heredero estaban de vuelta en París, donde junio fue un mes muy ajetreado socialmente. A principios de julio Ramón y Rosita bailaron en el Café de París de Londres, donde reeditaron parte de su éxito de dos años antes. El Rey Alfonso de España también vino a Londres y de nuevo convocó a la pareja para bailar para él. El Maharajá y el Príncipe Paramjit también acudieron a Londres para una audiencia con el Príncipe de Gales. Ramón y Rosita fueron invitados a prolongar su actuación en el Café de París y en el Hotel Savoy durante unas semanas.
  
Creemos que Fresedo conoció a Ramón y Rosita en el Ambassadeurs, tenían un evidente amigo común en Juan Carlos Cobián. Las críticas del espectáculo fueron buenas, pero aparte de Medrano y Donna, los Niños de China probablemente fueron los que más prensa recibieron. Un crítico se quejó duramente de lo caro que resultaba el espectáculo con cena: "cobraban precios posteriores a la Ley Seca por vinos que, de otro modo, serían legales". A mediados de julio, muchos de los artistas estadounidenses del reparto original habían regresado a Estados Unidos o abandonado París, y fueron sustituidos por un nuevo grupo de artistas de vodevil que incluía a Miss Florence, una vedette muy popular en el Casino de París el año anterior; Howell, Harger y Naldi, un trío de bailarines acrobáticos; los Three Eddies, un cómico número de baile y canto; y el fantástico número de Borrah Minevitch y sus Vagabundos.

 
Medrano y Donna firmaron una extensión de su contrato, una clara señal de que su acto era popular, pero el paradero exacto de Fresedo en el verano de 1929 es un misterio. Fresedo le dijo a su biógrafo Oscar Zucchi que fue al Kursaal d'Ostend.


Ostende era un balneario muy popular de la costa belga, a cinco horas en tren de París. Medio millón de personas pasaban a visitar las playas cada año y la temporada venia repleta de bailes, competencias, conciertos y eventos sociales. Edmond Sayag formaba parte de la dirección del Kursaal. Por desgracia no hemos encontrado pruebas concluyentes de las fechas de Fresedo en Ostende.

 
In August the action moved to the French beach resorts. The Maharaja (and the Children of China) went to Deauville while Prince Paramjit (and Capt. Dass) went to Biarritz on the En agosto la acción se trasladó a los balnearios franceses. El Maharajá (y los Niños de China) fueron a Deauville, mientras que el príncipe Paramjit (y el capitán Dass) fueron a Biarritz, en la Côte Basque. Ramón y Rosita regresaron de Londres para actuar en el Casino du Mail de New Rochelle, y luego se trasladaron al Hôtel du Palais de Biarritz. También actuaron en el Casino Bellevue con la Orquesta Canaro. La Orquesta Típica Bachicha tocó en San Juan de Luz para Medrano y Donna, y Tano Genaro actuó con la cantante española Nena Sainz en el Boiard's de Biarritz. Hacia el final de la era del vodevil Emilia Delirio y su compañero Moreno abandonaron definitivamente los Estados Unidos y fueron a probar suerte en Burdeos y Toulouse, fue la última vez que se escuchó de ellos.
 
 
Medrano y Donna regresaron anticipadamente a Estados Unidos el 1 de septiembre. Ese verano Fresedo también perdió a su pianista Nicolás Vaccaro. El IV Espectáculo del Ambassadeurs continuó durante la temporada baja en París. Remo Bolognini, amigo de Fresedo y Cobián, pasó por allí de camino a Bélgica, donde perfeccionaría su técnica de violín con el gran maestro Eugène Ysaÿe. Para sumar a la incógnita de dónde estuvo Fresedo, algunas fuentes señalaron que la Típica de Demare también tocó en el Ambassadeurs ese verano, y sabemos que Demare viajó a Cuba en septiembre desde St. Nazaire (Francia). 
 
Los eventos se precipitaban, y en el camino de regreso a París Ramón y Rosita destrozaron su coche en una colisión que resultó una fatalidad, sólo su fuerte seguro de responsabilidad civil fue capaz de salvarlos de complicaciones con la policía francesa. El 18 de septiembre Osvaldo Fresedo zarpó hacia Nueva York desde Le Havre, en la Île de France, con el príncipe Paramjit, Ramón y Rosita y su última Orquesta.


 


 

Notas



1. Fresedo le dijo a Zucchi: "Esto es de 1928, cuando los chicos me dejaron en París; me quedé y fui a Paramount. Aquí está Nicolás Vaccaro, el pianista que hice viajar de la orquesta que tenía en el Casino Pigall. Éste es Juan Salvatore, bandoneón, éste es Carlos Esposito, también bandoneón, que era hermano del Tano Genaro Esposito, luego José Lorito, violín, y Jean Koller, también violín, que se había quedado conmigo en París. Los demás son músicos franceses. Este elenco actuó en el fabuloso Ambassadeurs, donde pasaron cuatro meses, desde donde fueron a Bélgica para pasar la temporada de verano en las sofisticadas playas de Ostende, actuando en los bailes exclusivos del Casino Kursaal en la iluminada ciudad belga". Es casi seguro que estaba hablando de esta misma imagen.


2. Gracias a todos los que han contribuido a analizar las imágenes y nombrar a los músicos. Todavía aceptamos correcciones.


3. Fresedo también le dijo a Zucchi que Minervini se quedó en Francia, pero la evidencia muestra que Minervini regresó a Buenos Aires con Rizzuti. Luego volvió a Europa, se casó y tocó en España como también mencionó Fresedo, y regresó a Buenos Aires en 1932. Ésta es una advertencia sobre los peligros de usar las historias narradas muchos años después por los protagonistas de estos eventos como evidencia. Es aún más turbio cuando se consideran las historias contadas por terceros.


4. Enrique D. Cadícamo era amigo de Juan Carlos Cobián y presumimos que también de Osvaldo Fresedo. Unas décadas más tarde Cadícamo escribió La Historia del Tango en París, llena de anécdotas y algunos datos. El propio Cadícamo estuvo en Barcelona y en París desde el verano de 1928, y dice que regresó a Buenos Aires en el Conte Verde. Según las pruebas del Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos (CEMLA), la fecha exacta del regreso de Cadícamo es el 18 de enero de 1929. Esto significa muy probablemente que Cadícamo salió de París antes de finales de 1928, y que apenas pasó tiempo con Fresedo allí. Esto quizás explica el desorden cronológico que aparece en el libro de Cadícamo al describir el viaje de Fresedo. O tal vez Fresedo estuvo en el Ambassadeurs en enero

5. Esta es la orquesta de Pizarro en el verano de 1928 sin/con Julio F. Falcón
 


6. Primero la orquesta de Broadman-Alfaro, que grabó para Pathé/Columbia en París en 1929. Eran locales pero se vestían como gaucho. Y a continuación la orquesta Canaro que tocaba en el Casino Bellevue.


7. Según Cadícamo Gardel se alojaba originalmente (en abril 1928?) en el Hotel Reynita, en el 71 Rue de Douai, a un bloque de la Place de Clichy y a corta distancia de El Garron/Palermo y del Boulevard des Batignolles. El Hotel estuvo en esa dirección al menos desde 1913 hasta 1931. Otras fuentes apuntan al 23 Boulevard des Batignolles pero no ofrecen más detalles.

 
8. El antiguo local de El Garron en Mayo 2024

9. Divulgación: no sabemos qué tocó Fresedo en El Garrón; ese no es el carro de Ramón y Rosita, sino uno similar; y los videos de Don Parker y demás no son de 1929, pero lo suficientemente cercanos como para ilustrar lo que hacían para ganarse la vida.







Reconocimientos


1. Pablo Darío Taboada por aportar la imagen del telegrama, y la foto de la Orquesta en el Ambassadeurs. Pablo es el motor principal detrás de Investigación Tango.


2. Camilo Gatica y Mark-John, como siempre

3. Don Naides de Discos Históricos de Tango, por la pista de Gardel, excelente canal

4. Odille Fillon: merci!

5. Augusto Tomas
 
6. Gallica.fr por la foto del Bal de Petits Lits Blanc

7. El website Montmartre Secret tiene una página dedicada a Rue (Pierre) Fontaine




Bibliografía


1. Anita Turón tiene un blog que cuenta con lujo de detalles cómo fueron las noches de Gardel en París 
     http://ana-turon.blogspot.com
     Realizó una investigación profunda del Bal de Petit Lit Blancs que es lectura esencial
     http://ana-turon.blogspot.com/2019/06/gardel-en-el-bal-des-petits-lits-blancs.html
     También escribió un excelente artículo sobre las noches de Gardel en el Emprire
     http://ana-turon.blogspot.com/2021/01/gardel-en-el-teatro-empire-de-paris-1929.html
     e incluso cubrió a Gardel en la Costa Azul d'Azur
     http://ana-turon.blogspot.com/2021/03/carlos-gardel-en-la-costa-azul.html
 
2. Jazz Age Club es una fuente increíble de material sobre los clubes de jazz de los locos años 20.
    Su serie sobre el Ambassadeurs y Sayag fue muy útil.
    http://www.jazzageclub.com

3. Una maravillosa historia sobre Noble Sissle, de la Orquesta del Ambassadeurs
    https://syncopatedtimes.com/noble-sissle-a-messenger-of-musical-uplift
   
4. Claude Esposito dedicó un website a su padre, el Tano Genaro
    https://genaroesposito.weebly.com/genaro-in-france.html

5. La Historia del Tango en París de Enrique D. Cadícamo
    Corregidor, 1975
 
6. Milonga Ophelia escribió un genial artículo "Gardel à Paris" (en francés)
     https://milongaophelia.wordpress.com/2023/11/19/carlos-gardel-a-paris


 
Dedicatoria

A mi hermano Jean